VIRGINIA WOOLF: GRAN RENOVADORA DE LA PROSA INGLESA

 

    Virginia Woolf nació en Londres en 1882 con el nombre de Adeline Virginia Stephen. Su padre era un intelectual victoriano y su madre, una belleza famosa que incluso había servido de modelo para los pintores prerrafaelitas. Ambos progenitores habían estado casados previamente y el hogar tenía hijos de los tres matrimonios, entre ellos una hermanastra por parte de padre, que fue declarada mentalmente incapaz e ingresada en un psiquiátrico en 1891.

    La futura escritora fue educada por sus padres en un culto y sofisticado ambiente de clase alta con visitantes habituales como Alfred Tennyson, Thomas Hardy, Henry James y el pintor Edward Burne-Jones. Allí recibía clases de profesores particulares y de su propio padre, cuya primera esposa había sido una hija del novelista William Thackeray. También tenía a su disposición una inmensa biblioteca, en la que conoció los clásicos grecolatinos e ingleses. Sin embargo, sus recuerdos más vívidos de la infancia fueron los de sus vacaciones en Cornualles entre 1882 y 1894, a partir de los cuales escribió en años posteriores algunas de sus obras, principalmente Al faro.

    Virginia padeció la primera de sus depresiones en plena adolescencia como consecuencia de la repentina muerte de su madre y la de su medio hermana Stella dos años después. La muerte de su padre en 1904 le provocó otro ataque alarmante y fue brevemente ingresada. Hoy se sabe que sus crisis nerviosas y posteriores períodos recurrentes de depresión pudieron haber sido también influidos por los abusos que ella y su hermana Vanessa padecieron de sus medio hermanos George y Gerald Duckworth. Las circunstancias exactas no se conocen bien, pero se cree que contribuyeron al problema psicológico que sufrió la autora, un trastorno bipolar.

    Después de la muerte de su padre, Virginia se estableció con Vanessa, pintora, y sus dos hermanos en el barrio londinense de Bloomsbury, que se convirtió en centro de reunión de múltiples conocidos entre los que figuraban intelectuales de la talla de los escritores E. M. Forster, Gerald Brenan y Lytton Strachey, el economista J. M. Keynes y los filósofos Bertrand Russell y Ludwig Wittgenstein, y que sería conocido como el círculo de Bloomsbury. Estos artistas compartían criterios estéticos, mostraban cierto rechazo hacia su propia clase social y se consideraban herederos de las teorías estecistas de Walter Pater. Además, dentro del grupo hubo intensas relaciones intelectuales y sentimentales.

    En 1912, con treinta años, Virginia se casó con Leonard Woolf, economista y miembro también del círculo. A pesar de su muy diferente condición social, económica e incluso racial –Leornard era hebreo-, la pareja compartió toda su vida una relación sentimental muy fuerte e incluso colaboraron profesionalmente, fundando en 1917 la célebre editorial Hogarth Press, que editó la obra de la propia Virginia y la de otros relevantes escritores, como Katherine Mansfield, T. S. Eliot o Sigmund Freud. Esto no impidió, sin embargo, que a partir de 1922 Virginia mantuviera una larga relación sentimental con la escritora Vita Sackville-West, a la que, en 1928, regaló su obra Orlando, una biografía fantástica que abarca tres siglos y ambos sexos.

    En 1940, la escritora padeció una nueva depresión agravada por el estallido de la Segunda Guerra Mundial, la destrucción de su casa de Londres y la fría acogida de su última obra y al año siguiente se suicidó ahogándose en el río Ouse.

    Woolf comenzó a escribir profesionalmente en 1905. Su primera novela, Fin de viaje, se publicó en 1915. En ella la escritora ya se muestra dispuesta a romper los esquemas narrativos precedentes, pero apenas fue valorada por parte de la crítica. Sólo tras la publicación de La señora Dalloway y Al faro, se comenzó a elogiar su originalidad literaria. En estas obras destacan la maestría técnica y el afán experimental de la autora, quien introducía imágenes propias de la poesía en sus narraciones. Desaparecidas la acción y la intriga, sus obras se esfuerzan por captar la vida cambiante e inasible de la conciencia. Virginia Woolf experimentó con especial interés con el tiempo narrativo, tanto en su aspecto individual, en el flujo de variaciones en la conciencia del personaje, como en su relación con el tiempo histórico y colectivo. Así, en Las olas, de 1931, su novela más exigente, las reflexiones de los seis protagonistas se asemejan a recitativos y crean un ambiente de poema en prosa.

    También escribió una serie de ensayos en torno a la condición de la mujer, la identidad femenina y el papel de la mujer escritora. En Una habitación propia, por ejemplo, revela la evolución de su pensamiento feminista. Destacó a su vez como crítica literaria, y fue autora de biografías como la divertida recreación de la vida de los Browning a través de los ojos de su perro Flush.

    La obra novelística de Virginia Woolf recibe influjos de Marcel Proust, James Joyce y Katherine Mansfield, entre otros, pero lo que la hace relevante son sus esfuerzos por hallar un camino nuevo para la novela, apartándose del realismo imperante y despreocupándose del argumento y de la tradicional descripción de los personajes. Su reputación declinó después de la Segunda Guerra Mundial, al considerarse que su obra carecía de universalidad y hondura, sin capacidad para comunicar nada de relevancia emotiva o ética, pero fue restablecida con el auge de la crítica feminista en los años 1970. Hoy en día se valora a Virginia Woolf como la más grande novelista lírica en el idioma inglés. En su obra, un intenso lirismo y virtuosismo estilístico se funden para crear un mundo pleno de impresiones auditivas y visuales.

 

PRINCIPALES OBRAS

 

    Novelas

La señora Dalloway (Mrs. Dalloway, 1925).

Al faro (To the Lighthouse, 1927).

Orlando (1928).

Las olas (The Waves, 1931).

Flush: A Biography (Flush, 1933).

 

    Colecciones de cuentos

Kew Gardens (1919)

The New Dress (1924)

 

    Libros de no ficción

The Common Reader (El lector común, 1925)

A Room of One's Own (Una habitación propia, 1929).

 

    Escritura autobiográfica y diarios

A Writer’s Diary (Diario de una escritora, 1953)

Moments of Being (Momentos de vida, 1976).