JEAN DE LA FONTAINE: RECUPERADOR DE LA FÁBULA CLÁSICA

     El escritor francés Jean de La Fontaine nació en Château-Thierry en 1621 y murió en París en 1695. Se posee poca información sobre sus años de formación, pasados en su ciudad natal, donde su padre ocupaba un puesto relevante en la administración real. Se sabe que estudió latín y que a partir de 1642 se trasladó a París, donde frecuentó a los jóvenes poetas, antes de conseguir, en 1649, un título de abogado. El ambiente en el que se movía era el de los “precieux” y los libertinos de la época.

     En 1647 La Fontaine se casó por conveniencia con Marie Héricart, perteneciente también a la burguesía parisina, con la que tuvo un hijo. En 1652 adquirió otro cargo administrativo en Château-Thierry, al que añadió pronto el de su padre. Poco después entró al servicio de Fouquet, ministro de Finanzas, al que dedicó además sus primeras obras literarias. En 1664 pasó al servicio de la duquesa de Orleáns, lo que favoreció su ennoblecimiento. Al mismo tiempo, comienza a tener éxito literario con un cuento adaptado de Ariosto, Joconde. A partir de entonces se sucede la publicación de dos colecciones de cuentos en verso y de las Fábulas escogidas y versificadas dedicadas al Gran Delfín, en 1668.

     En 1669 La Fontaine publica Los amores de Psiché y Cupido, creando un nuevo género mitológico que mezclaba el verso y la prosa. En 1674 prueba en el género de la ópera en una frustrada colaboración con Lully y también compone poemas filosóficos a la manera de Lucrecio. En 1684 fue elegido para la Academia, no sin disputas, acaso por la inmoralidad de alguna de sus narraciones. En su calidad de académico participó en la Querella de los Antiguos y los Modernos, tomando partido por la Antigüedad.

     Su siguiente libro de cuentos fue prohibido por la censura debido al tono subido de algunos argumentos y a la indisimulada burla del clero. Por ello continúa con otra colección de fábulas, dedicadas esta vez a Madame de Montespan, la amante de Luis XIV. Nuevas fábulas serían recogidas aún en 1693, dedicadas al duque de Borgoña.

     En 1692 La Fontaine cayó gravemente enfermo, probablemente de tuberculosis. Durante su enfermedad renuncia a escribir más obras licenciosas y se compromete a no publicar más que obras piadosas, pero muere en 1695.

     Con el paso de los siglos, el fabulista ha eclipsado al cuentista y los gustos literarios han dejado en la sombra sus cuentos licenciosos.

 

PRINCIPALES OBRAS

  • Cuentos (1665, 1666, 1671, 1674)
  • Fábulas (1668, 1678, 1693)
  • Los amores de Psyché y de Cupido (1669)
  • Colección de poesías cristianas y diversas (1671)