ALFRED DÖBLIN: EL TRIUNFO DE LA VANGUARDIA ALEMANA

 

    Alfred Döblin nació en una familia burguesa alemana de origen judío en 1878. Su padre los abandonó diez años después, lo que hizo que el joven Döblin se trasladase a Berlín con su madre para continuar su formación. Apasionado desde muy joven por los adelantos técnicos de la época, estudió Medicina en la Universidad de Berlín, especializándose en Neurología y Siquiatría en la de Friburgo, donde se doctoró en 1905. En cualquier caso, su vida profesional en las dos primeras décadas del siglo se desarrolló sobre todo en la capital alemana.
    Aunque ya antes había tenido un hijo ilegítimo, en 1912 Döblin contrajo matrimonio con la que sería su esposa durante toda su vida, Erna Reiss. Por esa misma época escribió sus primeras novelas y colaboró con las recién creadas revistas expresionistas alemanas Der Sturm y Die Fackel. Aunque no se publicó hasta 1916, Die drei Sprünge des Wang-lun, su primer éxito literario, había sido escrito en esos años. Se trataba de una novela histórica situada en la China del siglo XVIII que le proporcionó a su autor el premio Fontane, uno de los más importantes de la literatura alemana de la época.
    Döblin pasó la mayor parte de la I Guerra Mundial en hospitales militares de Alsacia, atendiendo desde la retaguardia a los soldados del frente de Verdún. De esta época data su novela Wallenstein, situada en la Guerra de los Treinta Años y publicada en 1920. Acabada la contienda, regresó a Berlín, donde asistió a los combates de 1919 con los que terminó la Revolución de Noviembre y el levantamiento espartaquista, material autobiográfico del que después se servirá en su tetralogía Noviembre, 1918. En esos años 20 se dedicará a escribir numerosos artículos sobre la vida cotidiana en el Berlín de la República de Weimar de los que servirá en su novela más famosa, Berlin Alexanderplatz, de 1929. Al mismo tiempo, en sus textos políticos se posicionaba claramente en las filas de la izquierda revolucionaria, enfrentado a las políticas conservadoras del mariscal von Hindenburg.
    Döblin se convirtió en una de las conciencias críticas de la Alemania de su época. En 1920 entró en la Asociación de Escritores Germanos, de la que llegó a ser presidente en 1924, y al año siguiente formó parte del Grupo 1925, un círculo de intelectuales progresistas y comunistas que incluía a Bertolt Brecht, Ernst Bloch, Joseph Roth y Robert Musil, entre otros. En un ámbito más específicamente literario, durante estos años realizó varios viajes por Polonia a partir de los cuales compuso su Viaje a Polonia de 1925.  Pese a algunos fracasos literarios, como una epopeya en verso libre sobre mitología india titulada Manas, en 1928 fue elegido para la Academia Prusiana de las Artes con el apoyo Thomas Mann. Además, al año siguiente, consiguió fama a nivel mundial con la publicación de su Berlín Alexanderplatz, valorada como un ejemplo magnífico de una nueva forma de usar el montaje para superar la forma tradicional de la novela.
    Los primeros años 30 marcaron el punto más alto de la fama de Döblin, a la vez que se convertía en uno de los referentes intelectuales frente al auge del poder nazi. Por ello en 1933, al día siguiente del incendio del Reichstag, Döblin y su familia abandonaron Alemania para instalarse en Francia. Al iniciarse la guerra, en 1939, Döblin trabajó durante unos meses para el gobierno francés pero tras el armisticio se vio obligado a huir de nuevo, primero al sur de Francia y de allí a los Estados Unidos. Ese mismo año su hijo Wolgang, alistado en el ejército francés, se había suicidado para no caer en manos de los nazis.
    En 1941 Döblin y su mujer se convirtieron al catolicismo y en 1945 regresaron a Europa. Primero se estableció en París, en la administración militar de la zona de ocupación francesa de Alemania. Allí durante un tiempo trabajó para el periódico Neue Zeitung y para la radio Südwestfunk, rodeado de un grupo de jóvenes entre los que se encontraba Günter Grass, pero pronto se sintió decepcionado por la política de posguerra de los aliados occidentales, y comenzó a acercarse a la RDA. De hecho, escribía artículos para los periódicos de la RDA y fue allí donde publicó en 1956 su novela Hamlet o La larga noche llega a su fin. Al final de su vida, Döblin, enfermo de Parkinson, hubo de pasar largas temporadas de hospitalización en la Selva Negra antes de su muerte en 1957.

 

PRINCIPALES OBRAS

 

    Los tres saltos de Wang-Lun, novela, 1915
    Wallenstein , novela, 1920
    Viaje a Polonia, libro de viajes, 1925.
    Berlin Alexanderplatz, novela, 1929.
    Noviembre, 1918, tetralogía, 1949-1950.
    Hamlet o La larga noche llega a su fin, 1956.