PIETRO ARETINO: EL SEXO COMO ALTERNATIVA AL AMOR

    Pietro Aretino nació en Arezzo, en la Toscana, en 1492 en una familia de baja clase social. Su madre era una prostituta y, de hecho, él mismo se definió a sí mismo como “figlio di cortigiana, con anima di re”, lo que parece dar a entender que, aunque sus orígenes condicionaron su posición social, él se esforzó por llevar una vida al margen de los prejuicios sociales. En 1517 llegó a Roma como pintor pero pronto se puso al servicio del cardenal Julio de Medicis en la corte del papa León X, otro Medicis. Fue la época de sus primeros escritos satíricos, que le dieron cierta fama provocadora pero, a su vez, hicieron que el papa Adriano VI, de origen flamenco y menos tolerante que su antecesor, le obligara a exiliarse. Muerto Adriano, en 1523 Pietro Aretino pudo regresar a Roma cuando el propio Julio de Medicis fue elegido sucesor como Clemente VII. Pese a ello, tras el fuerte rechazo que produjeron sus poemas pornográficos y un intento de asesinato pagado por uno de los cardenales de los que se había burlado, el poeta abandonó definitivamente Roma y en 1527 se trasladó a Venecia, donde residió el resto de su vida. En los años venecianos tejió una solida amistad con Tiziano, que lo retrató en varias ocasiones y con otras personalidades importantes de su época, con quienes mantuvo una correspondencia que él mismo iba publicando y que le hizo famoso como escritor. También se especializó en la composición de “pasquines”, textos satíricos y burlescos en los que criticaba a los principales personajes de su época, muchos de los cuales, a su vez, incluso le sobornaban para no verse satirizados por su pluma. Murió en la propia Venecia en 1556.

    De su estancia en Roma data la composición de los Sonetos lujuriosos, que le hicieron famoso ya en su época. Esta obra tiene como origen una serie de grabados eróticos titulados I Modi (Las posiciones), junto con los que se publicaron en 1527. En ese mismo tiempo escribió la comedia La cortesana, una parodia de El cortesano de Baltasar Bastiglione. Ya en Venecia también compuso obras de contenido religioso sobre la Pasión o los Salmos. Por esta multiplicidad de temas, por su gran prestigio como escritor independiente, conseguido a pesar de sus bajos orígenes, y por la originalidad con que se acercó a todos los géneros literarios que practicó, el Aretino llegó a ser considerado un modelo de intelectual renacentista, contribuyendo de manera determinante a la superación intelectual de la Edad Media.

PRINCIPALES OBRAS

    SONETOS LUJURIOSOS (1527), lírica erótica.

    LA CORTESANA (1525-1534), comedia.