PERIPECIA EUROPEA DE ROMEO Y JULIETA (I)

 

    Dos de los personajes más famosos de la literatura europea y universal, Romeo y Julieta, vieron la luz en Venecia hacia 1530 en un relato titulado Historia novellamente ritrovata di due nobili amanti. Su autor, Luigi da Porto, muerto en 1529, había sido un militar veneciano, natural de Vicenza, que al parecer habría escrito su narración hacia 1524 durante una convalecencia. La obra tuvo cierto éxito pues volvió a aparecer impresa en 1535 y, otra vez, retocada por el hermano del autor y con el título de La Giulietta, en sus Rime de 1539 junto con otras composiciones en verso.

    De acuerdo con el relato de Luigi da Porto, los “due nobili amanti” son Romeo Montecchi y Julietta Cappelletti y su historia transcurre en la época de Bartomeo della Scala, es decir, entre 1300 y 1304. En su conjunto, los acontecimientos básicos -el odio de las dos familias que imposibilita el amor de los jóvenes, el engaño urdido por Julieta para reunirse con su amante y la muerte final de los dos enamorados- ya se presentan en esta versión de forma similar a como serán planteados por William Shakespeare sesenta años después.

    Ahora bien, da Porto había tenido en cuenta otros textos anteriores para contruir su relato. La localización en Verona, por ejemplo, procedería, según el autor, de un compañero de armas que le habría contado la tradición de Romeo y Julieta como una leyenda local. Sin embargo, los apellidos familiares remiten a un precedente de mayor trascendencia literaria: la Divina Comedia de Dante. Concretamente, en los versos 106-109 del canto VI del Purgatorio leemos:

Vieni a veder Montecchi e Cappelletti,

Monaldi e Filippeschi, uom sanza cura:

Color già tristi, e questi con sospetti!

    Contra lo que podríamos esperar, la alusión dantesca a estos Montecchi y Cappelletti “già tristi” no parece tener nada que ver con historia de amor alguna. En su contexto, los versos anteriores se incluyen en una sentida invectiva del poeta florentino contra las desgracias políticas de la Italia de su tiempo y, más en concreto, contra los enfrentamientos entre güelfos y gibelinos que impedían que los italianos formaran un ente político único bajo el gobierno del emperador Alberto de Habsburgo. Hasta tal punto la alusión de Dante no tiene nada que ver con problemas entre familias de Verona que la crítica más moderna ha descubierto que solo los Montecchi vivían en esa ciudad en la época de Dante. En cambio, los Cappelletti, sus enemigos políticos, eran de Cremona. Así pues, la precisión de Luigi da Ponte de que los acontecimientos ocurrieron históricamente durante el gobierno de Bartolomeo della Scala no demuestra un detallado conocimiento de las guerras civiles del siglo XII sino un profundo interés por la obra de Dante. Da Porto aprovechó los apellidos que le ofrecía el autor de la Divina Comedia para dotar de pedigrí histórico y literario a su relato.

    En cuanto al argumento, Luigi da Ponte no tuvo necesidad de remover historias tan antiguas. Se limitó a echar mano de una de las recogidas por Masuccio Salernitano en Il Novellino, una colección de cincuenta novelas publicada en 1476. Allí, la tercera novela de la cuarta parte, es decir, la XXXIII, lleva el siguiente encabezamiento : “Mariotto senese, innamorato di Gianozza, come omicida se fugge in Alessandria; Gianozza se finge morta, e da sepoltura tolta va a trovare l´amante ; dal quale sentita la sua morte, per moriré anche luí, ritorna a Siena, e conosciuto é preso e tagliatagli la testa. La donna nol trova in Alessandria, ritorna a Siena, e trova l'amante decollato e leí sopra il suo corpo per dolore se more." El propio resumen nos ofrece datos relevantes que marcan la diferencia con la novelita de da Porto: carece de importancia el entorno familiar, los protagonistas se llaman Mariotto y Gianozza, la acción transcurre en la Toscana y el amante muere decapitado por la justicia.

    De lo anterior concluimos, pues, que la principal labor de Luigi da Porto fue trabar en una única una narración los dos temas esenciales que dan personalidad literaria a Romeo y Julieta. Por un lado, la historia de amor de los dos protagonistas, con el desafortunado engaño que les lleva a la muerte y, por otro, la historia del odio entre las dos familias como trasfondo histórico de la trágica relación entre los jóvenes.

    Si el mérito de la creación de Romeo y Julieta se debe a Luigi da Porto, el de la difusión de su tragedia por toda Europa ha de otorgársele a otro escritor italiano un poco posterior, el dominico Mateo Bandello.[1] Mientras que la novelita de da Porto resulta una pieza narrativa aislada y de poca trascendencia literaria en su momento, la magna obra prosística de Bandello puede considerarse en su campo una de las más exitosas producciones literarias europeas de todo el siglo XVI. Se trata de las 214 narraciones que formaron sus Novelle, publicadas en tres volúmenes en Lucca en 1554 y un cuarto en Lyon en 1573. Dejando aparte la gran cantidad de otros argumentos bandellianos que se hallan detrás de obras de teatro famosas de la época, desde Mucho ruido y pocas nueces de Shakespeare hasta La duquesa de Malfi en las versiones de John Webster y de Lope de Vega o La dama duende de Calderón, en relación con Romeo y Julieta, debemos remitirnos a la novena novela de la segunda parte de la edición de 1553, donde Bandello adapta el relato de Luigi da Porto con el título de La sfortunata morte di dui infelicissimi amanti che l'un di veleno e l'altro di dolore morirono, con varii accidenti.

    En cuanto al argumento, no hay deferencias relevantes entre ambas versiones: las dos familias enfrentadas son veronesas, la acción transcurre en la época de Bartolomeo della Scala y en el episodio final Julieta se deja morir de amor. En cuanto a la estructura narrativa, los cambios son más interesantes. El de Romeo y Julieta solo es uno más entre 214 relatos hilvanados en una estructura novedosa, al menos en relación con su más famoso precedente, el Decameron de Boccaccio. Las Novelle de Bandello no están englobadas dentro de una cornice o marco narrativo general sino que cada una de ellas va precedida de un envío particular e independiente. En el caso que nos ocupa, la novela va dirigida a un médico famoso, Girolamo Fracastoro, al que el autor informa de que, durante una estancia en las termas de Caldiero, “il capitano Alessandro Peregrino narrò una pietosa istoria che in Verona al tempo del signor Bartolomeo Scala avvenne, la quale per il suo infelice fine quasi tutti ci fece piangere”.

    Al parecer esta estructura responde a un hecho real: Bandello habría ido enviando durante años a sus conocidos estas narraciones como presentes literarios, y la publicación final de todas ellas, en la etapa última de su vida, cuando ya era obispo de Agen en Francia, no sería más que una recopilación de todos esos envíos. De este modo, aunque la obra carece de la imponente composición literaria del Decameron o del Heptameron de Margarita de Navarra -editado en 1558 por la misma persona que traducirá al año siguiente al francés a Bandello, Pierre Boaistuau-, las Novelle de Bandello se presentan como una magna recopilación de relatos, en torno a 50 en cada volumen, que nada tiene que ver, como libro, con el precedente de da Porto. Romeo y Julieta son, en ese momento, una pequeña veta trágica en esa inmensa mina de relatos de entretenimiento.[2]

    Al estar escritas en italiano por un escritor reconocido, las Novelle podían ser fácilmente utilizadas como fuente de motivos literarios por cualquier escritor culto europeo, y lo fueron, en efecto, no solo a través de la lectura directa del original italiano sino también gracias a varias traducciones, que son, en realidad, auténticas adaptaciones.

    La primera y más importante de ellas es la que llevan a cabo dos escritores franceses que publican conjuntamente: el ya citado Boaistuau y François de Belleforest. Ambos dan a la imprenta una colección de dieciocho relatos de Bandello, entre los que se encuentra el de Romeo y Julieta. Son las Histoires tragiques extraictes des oeuvres italiennes de Bandel, publicadas en París en 1559. Boaistuau solo tradujo las seis primeras, con la de Romeo y Julieta en el tercer lugar; las doce siguientes son de François de Belleforest, que en años siguientes continuaría publicando más traducciones y adaptaciones de relatos de Bandello y de otros autores famosos.

    Siguiendo a su original, el título de Boaistuau dice: “Histoire troisieme de deux Amans, dont l´un mourut de venin; l´autre de tristesse” y de hecho, en el “Sommaire” que precede a la novela, el traductor insiste en que el texto tiene como objeto mostrar que en algunas personas ”les furieuses flâmes du trop ardent amour” pueden provocar que “l´esprit succombant  au faiz quitte la place a la vie”. Sin embargo, en el episodio de la cripta, Juliette Capeliet –el apellido sigue siendo el original-   “aiant tiré la dague que Rhomeo avoit ceincté à son costé se donna de la poincte plusieurs coups au travers du coeur”. Esta sangrienta versión de la muerte de Julieta va a convertirse en una innovación trascendental, al hacer de la protagonista una suicida, algo que no era en el relato original pero que se va a generalizar en muchas de las versiones de la historia a partir de este momento... [E. G.]

EDICIONES ELECTRÓNICAS

    Mauricio Salernitano: Il Novellino, 33 - http://www.bibliotecaitaliana.it/indice/visualizza_testo/si182

   Luigi da Porto: La Giulietta - http://www.classicitaliani.it/cinquecento/giulietta_romeo/da_porto_giulietta_romeo.htm

    Mateo Bandello: Novelle, II-9 - http://www.letteraturaitaliana.net/pdf/Volume_4/t77.pdf

   Pierre Boiastuau: Histoires tragiques, 3: http://gallica.bnf.fr/ark:/12148/bpt6k113057m/f75.item.r=Boaistuau,+Pierre.langEN.zoom



[1] .- Sin embargo, la primera vez que el tema de Romeo y Julieta cruza los Alpes lo hace en una adaptación francesa de la novela de Luigi da Porto llevada a cabo por Adrian Sevin en 1542, inserta en una dedicatoria a la condesa de Saint-Aignan. Es lo que podríamos llamar la Novela de Burglipha y Halquadrich, pues tales son los extraños nombres que se les da a Julieta y a Romeo en el texto de Sevin.

[2] .- La versión de Bandello de la novela de Luigi da Porto no es la única que se redacta en Venecia por entonces. Podemos mencionar también: L’infelice amore de i due fedelissimi amanti Giulia e Romeo scritto in ottava rima, de Gherardo Boldieri, Venecia, 1553. Pero no parece que este poema haya ejercido ninguna influencia notable en la evolución literaria posterior del motivo de los dos amantes.