ROBINSON: EL TRIUNFO DEL OPTIMISMO CULTURAL EUROPEO

     Robinson Crusoe es la obra más famosa de Daniel Defoe, publicada en 1719 y considerada la primera novela moderna inglesa. Se trata de una autobiografía ficticia del protagonista, un náufrago inglés que pasa 28 años aislado en una remota isla tropical. La historia probablemente tuvo como inspiración hechos reales ocurridos al marinero escocés Alexander Selkirk, a partir de los cuales Defoe construiría, con una trama sencilla y auténtica, un símbolo del colonialismo, del hombre perfecto y de la moral suprema. Selkirk fue rescatado en 1709 tras pasar 4 años en una isla desierta que hoy lleva su nombre, en el archipiélago Juan Fernández frente a Chile, donde también está la Isla Robinson Crusoe, que pasó a llamarse así en honor a la fama mundial de novela.

     Robinson Crusoe es una novela clásica de aventuras. Robinson es un marinero de York cuyo barco naufraga y él se convierte el único superviviente, logrando llegar a una isla desierta. Cuando por fin empieza a adaptarse a la soledad, descubre que no está solo, ya que la isla es utilizada por una tribu caníbal. Crusoe inmediatamente considera a los indígenas como enemigos, y ayuda a escapar uno de sus prisioneros que estaba a punto de ser ejecutado. Como se han conocido un viernes, Crusoe le llama “Viernes” y forjan una sincera amistad, a pesar de que no coinciden ni en el idioma ni en la cultura.

     Resulta admirable el personaje creado por Defoe, en la medida que representa el perfecto colonialista británico. Crusoe cree en la justicia suprema, posee unas creencias religiosas estables y coherentes y actúa según una eficiencia máxima. El hecho de que Crusoe enseñe a Viernes todo lo que sabe puede vincularse con el colonialismo cultural, dado que también le convierte al cristianismo y le expone las riquezas del mundo occidental. En ningún momento Crusoe se da por vencido, y mantiene una perspectiva optimista respecto a su futuro, mostrando en numerosas ocasiones su aprecio y afecto por Viernes, refiriéndose a él como su amigo.

     A pesar de estar escrita en primera persona, el hecho de contar acontecimientos lejanos en el tiempo, hace que el estilo sea sencillo y poco dado a la subjetividad, dando más importancia a los sucesos que a los sentimientos del propio protagonista. Da la sensación de que Crusoe apenas pensaba: actuaba. La isla, que Defoe ubica en el delta del Orinoco cerca de Trinidad, puede verse como una especie de tierra prometida a la que el trabajo laborioso de un hombre blanco puede convertir en un vergel.

     El éxito de la novela fue inmediato y universal y Robinson Crusoe está considerada la novela inglesa más popular de todos los tiempos. A finales del siglo XIX ningún otro libro en la historia de la literatura occidental tenía más ediciones, traducciones e imitaciones.

 

EDICIONES DIGITALES

EDICIÓN ORIGINAL: http://www.pierre-marteau.com/editions/1719-robinson-crusoe.html

INGLÉS MODERNO: http://www.gutenberg.org/files/521/521-h/521-h.htm

TRADUCCIÓN FRANCESA: http://fr.wikisource.org/wiki/Robinson_Crusoé/Texte_entier

TRADUCCIÓN ALEMANA: http://literaturnetz.org/8489.html

TRADUCCIÓN CASTELLANA: http://www.bibliotecasvirtuales.com/biblioteca/otrosautoresdelaliteraturauniversal/danieldefoe/RobinsonCrusoe.asp