HERNANI: EL TRIUNFO DEL NUEVO DRAMA ROMÁNTICO

 

    Hernani o El honor castellano es una obra teatral de Víctor Hugo representada por vez primera en París en el año 1830. Más que por sus valores literarios intrínsecos, se cuenta entre las más célebres del autor por el valor simbólico que llegó a tener su estreno, que desencadenó una auténtica batalla teatral y consagró al propio Hugo y el subgénero que hoy se conoce como drama romántico.

    Víctor Hugo se inspiró en diversas fuentes para dar forma a esta leyenda sobre la caballerosidad hispánica. Por un lado, el autor tuvo presente algunos pasajes de una vieja crónica española pero no hay que olvidar que Víctor Hugo vivió durante una parte de su infancia en España, ya que su padre, el general Hugo, combatió aquí durante las campañas napoleónicas. Además, desde el punto de vista estrictamente literario en Hernani se pueden hallar similitudes en ciertos pasajes y personajes con obras como Enrique IV de Shakespeare, La devoción de la cruz de Calderón, Egmont de Goethe o Los bandidos de Schiller...

    El protagonista de la obra es Hernani, un supuesto noble español de la época del emperador Carlos V, que, sin embargo, por sus características morales y sociales forma parte de la más típica generación de héroes románticos, enfebrecidos y malditos. Hernani tiene 20 años, ha sido desterrado de la corte y su vida está marcada por la muerte de su padre, condenado a muerte por el padre del rey actual, don Carlos, en quien desea vengarse. Al mismo tiempo, siente una gran pasión por una dama de la nobleza, Doña Sol, de la que también está enamorado Carlos.

    Don Carlos, frente a Hernani, es un personaje de contrastes, capaz de lo mejor y de lo peor. Al principio de la obra, cuando solo es rey de España, no parece tener inconvenientes en aprovecharse de su poder para saciar sus pasiones. Al final de la obra, sin embargo, una vez convertido en emperador, aparece como un monarca dispuesto a gobernar de forma justa y benevolente para con sus súbditos.

    Otro personaje importante en la obra es Don Ruy Gómez, duque de Pastrana, un viejo enamorado, rico y poderoso, partidario del orden social establecido, que desea casarse con su sobrina Doña Sol. Ésta, a su vez, se ve sometida a la lucha entre sus apasionados sentimientos hacia Hernani y sus obligaciones para con su tío, a quien está prometida. Como es habitual en los dramas románticos, todas estas tensiones desembocan, al final de la obra, en una terrible matanza en la que pierden la vida casi todos los protagonistas. En realidad, Víctor Hugo urdió todo este argumento arcaizante y españolista para burlar la censura política que ya se había cebado en otras obras suyas de tema francés con anterioridad, pero los espectadores no tuvieron dificultades para interpretar la obra como una crítica a la política absolutista del rey Carlos X de Francia, justo en mismo año en que una revolución liberal le iba a obligar a dejar el trono.

    No se puede hablar de Hernani sin recordar su género, el drama romántico. A través de su estilo y de su puesta en escena, en Hernani Víctor Hugo reafirma sus ideas teatrales ya expuestas en el “Prefacio” de Cromwell: hay que romper las reglas del teatro clásico y reafirmar la ambición estética de la nueva generación romántica. Así pues, Hernani no es el primer drama romántico del autor pero sí el que más contribuyó al triunfo del nuevo estilo, gracias sobre todo a lo que se conoce como “la batalla de Hernani”, el enfrentamiento entre clasicistas y románticos que siguió al estreno de la obra en la Comedia Francesa.

    Victor Húgo escribió Hernani en 1829 y logró hacerla representar. Consciente de las novedades escénicas y estéticas que proponía y de las críticas que iba a recibir de los sectores más clasicistas del público, el propio autor reservó un centenar de asientos en cada representación para que sus amigos románticos, como Gautier y Dumas, pudieran defender la obra. Gracias a que la obra estaba situada en España en el siglo XVI, la censura solo cortó algunos pasajes irrelevantes y finalmente la obra fue un éxito sin que se viera afectada negativamente por el escándalo que suscitó. Por el contrario, Hernani supuso un éxito económico para la Comedia Francesa y la victoria de un nuevo tipo de teatro. A partir de ese momento Víctor Hugo fue considerado el líder de la nueva generación de escritores del Romanticismo, elogiado incluso por Chateaubriand. En la actualidad, sin embargo, Hernani no tiene tanta fama ni es tan representada como Ruy Blas, también de Hugo, o el Lorenzaccio de Musset.

EDICIONES DIGITALES

    Edición original: http://gallica.bnf.fr/ark:/12148/btv1b8617137c/f13.image.r=Hernani,%20drame%20de%20Victor%20Hugo.langFR

    Traducción inglesa: https://archive.org/stream/dramaticworksofv01hugo#page/22/mode/2up

    Traducción alemana:

    Traducción castellana: http://www.edu.mec.gub.uy/biblioteca_digital/libros/h/Hugo,%20Victor%20-%20Hernani.pdf