EL CEMENTERIO MARINO: UN MODELO PARA LA POESÍA PURA

     El cementerio marino (Le Cimetière marin) es un poema lírico del francés Paul Valéry aparecido en 1920. Publicado primero en una revista, este poema, el más célebre de Valéry (1871-1945), fue recogido posteriormente en su libro Charmes (1922). Valéry había comenzado su redacción mientras trabajaba en la composición de otra obra suya La Jeune Parque (1917). Los dos textos presentan puntos en común: relación entre la conciencia y el cuerpo, la presencia del mar...

     El cementerio marino consiste en una meditación metafísica escrita en 24 sextetos, pero toma una forma dramática presentando en cuatro actos una acción, en el sentido teatral del término. Las cuatro primeras estrofas presentan al mar como un objeto parecido a la nada inmutable e inconsciente, a la que se opone, en las estrofas 5 a 9 la movilidad de la consciencia, que existe en el tiempo y a la que fascina el deseo de ser pensamiento puro. La confrontación entre los dos personajes de este drama hace nacer, estrofas 9 a 19, con la intervención del cuerpo, una meditación sobre la muerte: el rechazo de la ilusión de la inmortalidad del alma acompaña a la tentación de morir y de hacer cesar la oposición entre consciencia y existencia. Esta tentación es descartada en las cinco estrofas siguientes. Volviendo a retomar las paradojas del pensamiento puro, el sujeto elige la vida, el movimiento del cuerpo, la creación poética, la acción: “El viento le levanta; es preciso intentar vivir”. Se trata, pues de una reflexión sobre el tiempo, la contradicción entre consciencia y objeto, consciencia y cuerpo. La elección final sobrepasa esta contradicción pero no la resuelve. Sin embargo, no hay que olvidar que se trata de un poema: ha nacido de la confesión del autor, de la obsesión de un ritmo, el del decasílabo, y no de un pensamiento.

     Paul Valéry ha subrayado, incluso, puede ser que con una voluntad de paradoja, que era el único entre sus poemas que incorporaba recuerdos de cosas vistas: el cementerio de Sète. Tras la muerte de Valéry, el cementerio de Sète fue rebautizado como “Cementerio marino” y el poeta fue enterrado allí.

     Esta meditación abstracta tiene un carácter sensible y en ocasiones sensual. No se trata de puro pensamiento sino de un “fruto” que “se sustenta sobre alegría”. Célebre por su hermetismo, el Cementerio marino ha sido objeto de numerosas exégesis.

 

EDICIONES DIGITALES

TEXTO ORIGINAL: http://fr.wikisource.org/wiki/Le_Cimetière_marin

TRAD. INGLESA: http://en.wikisource.org/wiki/The_Graveyard_by_the_Sea

TRAD. ALEMANA: http://www.jstor.org/discover/10.2307/40615872?uid=3737952&uid=2129&uid=2&uid=70&uid=4&sid=21101877362793

TRAD. CASTELLANA: http://www.lamaquinadeltiempo.com/valery/cement02.htm