CÁNTICO ESPIRITUAL: PETRARQUISMO Y MÍSTICA CRISTIANA

    El Cántico espiritual del fraile carmelita español Juan de la Cruz es un extenso poema lírico de temática mística compuesto por cuarenta liras, es decir, por doscientos versos endecasílabos y heptasílabos. De sus primeras redacciones manuscritas se conservan varias copias, ninguna de la mano del autor, con sustanciales diferencias entre sí; curiosamente, su primera publicación impresa se hizo en París, en francés, en 1622, treinta años después de la muerte del autor. La primera impresión del poema en su idioma original apareció en Bruselas en 1627, al mismo tiempo que una traducción italiana del mismo se publicaba en Roma.

    Como poema místico, el Cántico de San Juan intenta dar forma lírica al proceso de unión del alma humana con Dios y expresar mediante símbolos comprensibles la sensación inefable experimentada por el poeta en el momento de esa unión. Como composición literaria, el poema del fraile carmelita figura como una obra maestra de la lírica castellana de todos los tiempos, el mejor poema místico de la cultura europea y una de nuestras obras literarias más sobresalientes.

    Los motivos que justifican esta elevada valoración, como en casi todas las obras que componen esta Antología esencial, tienen que ver, sobre todo, con la riqueza compositiva de la obra, la originalidad del lenguaje literario empleado y la capacidad del autor para rebasar los moldes estéticos sobre los que creó su obra y abrir nuevos caminos a la expresión literaria europea.

    En el caso del Cántico espiritual, los modelos creativos de referencia con los que trabajó Juan de la Cruz fueron dos muy diferentes entre sí: el Cantar de los cantares bíblico y los poemas petrarquistas de Garcilaso de la Vega. El autor arranca, como es lógico, de su contexto literario más próximo, la  lírica renacentista italianizante  que había triunfado en España en la primera mitad del siglo XVI y que formaba parte esencial, por lo tanto, de su propia formación cultural. De ahí que utilice un verso italiano –el endecasílabo- y una estrofa popularizada por el propio Garcilaso, la lira. Desde el punto de vista temático, el interés de San Juan tiene que ver con aspectos esenciales de la concepción metafísica del Cristianismo y, por lo tanto, su vista se dirige hacia un referente literario básico de esa religión, la Biblia, y más en concreto hacia el único libro de expresión lírico-amorosa que hay en ella, el Cantar de los cantares.

    Tenderíamos a pensar que se trata de una mixtura difícil y acaso extraña pero hay que tener en cuenta que buena parte de la tarea de “petrarquizar” la literatura bíblica ya la estaba llevando a cabo en esa misma época y también en España fray Luis de León con su traducción en octavas reales de ese mismo Cantar. El proyecto literario de San Juan se debe incluir, por lo tanto, en un contexto europeo mucho más amplio que intentaba reubicar la tradición europea judeocristiana en el renovado contexto cultural del continente, que desde el siglo XIV había optado prioritariamente por los referentes grecorromanos. Uno de los hitos fundamentales de este proceso lo había establecido ya cincuenta años antes del nacimiento de Juan de Yepes el humanista neerlandés Erasmo de Rotterdam con su Enchiridion y sus trabajos filológicos de depuración y actualización del Nuevo Testamento; el otro, cincuenta años después de la muerte del poeta castellano lo encontramos en el Paraíso perdido del poeta inglés John Milton.

    Pero antes, San Juan de la Cruz, además de los aspectos formales de la métrica italianizante y de la concepción temática y formal del Cantar de los cantares, supo aprovecharse también de la riqueza lingüística y literaria de la lírica petrarquista. El Cantico espiritual es, ante todo, un bellísimo poema renacentista, de tono elegante y profundo, de una dulzura rítmica y expresiva inigualable y de una riqueza de imágenes sorprendente tanto por su originalidad y la amplitud de sugerencias que consigue a través de ellas como por la contención y equilibrio con que son utilizadas por el poeta.

    En principio, tal y como se leía entonces el Cantar de los cantares, el Cántico espiritual se limita a recoger el diálogo nocturno de una pareja de enamorados. La Amada lamenta la ausencia de su Amado y éste la sosiega con su presencia y la acoge entre sus brazos en un acto de amor que involucra a la Creación entera. Apenas hay referentes religiosos expresos en sus versos y, si pasáramos por alto las propias declaraciones del autor en sus comentarios en prosa, podríamos leer sin dificultades el texto como un poema de amor carnal, en todo caso demasiado explícito para la época.

    Si como mera lírica amorosa el Cantico espiritual amalgama y supera toda la tradición petrarquista europea anterior a Juan de la Cruz, como poema místico está dotado de unas resonancias simbólicas y espirituales que lo elevan sobre la poesía de su tiempo y lo proyectan a la altura de la mejor poesía europea de los siglos venideros. Las sugerencias simbólicas de versos como “Nuestro lecho florido,/ de cuevas de leones enlazados”, la riqueza literaria y la originalidad conceptual de una estrofa como la número catorce: “Mi Amado, las montañas...”, la delicadeza y el atrevimiento verbal de la número veintisiete: “Allí me dio su pecho...”, no son comparables con ninguna otra composición lírica de la época y no solo han resistido el paso del tiempo sin que jamás se haya resentido la valoración de su autor sino que San Juan de la Cruz y su Cántico espiritual han sido reconocidos siempre en la historia de la literatura europea como uno de los modelos líricos de mayor prestigio.

    En el Neoclasicismo se valoró su maestría técnica y la delicadeza y elegancia de su lenguaje poético; en el Romanticismo, la fuerza de sus imágenes y la profundidad de los sentimientos que deseaba expresar; en el siglo XX, su capacidad para dar forma poética original, de acuerdo con las tradiciones literarias de su época, a sus inquietudes personales. [E. G.]

 

EDICIONES DIGITALES

EDICIÓN CASTELLANA: http://www.bubok.es/libros/213989/Tres-poemas

TRADUCCIÓN INGLESA: http://en.wikisource.org/wiki/Spiritual_Canticle

TRADUCCIÓN ALEMANA:

TRADUCCIÓN FRANCESA: http://www.carmel.asso.fr/Chants-entre-l-ame-et-l-Epoux.html