BREVÍSIMA RELACIÓN...: EN EL ORIGEN DE LA LEYENDA NEGRA

     La Brevísima relación de la destrucción de las Indias es un libro sobre la historia de la colonización española del Nuevo Mundo escrito por el monje dominico Bartolomé de las Casas a mediados del siglo XVI. La obra fue dedicada por el autor al entonces príncipe Felipe, encargado por su padre, el emperador Carlos V, de los asuntos de Indias. Con su obra, Las Casas quería que el futuro rey de España conociera las injusticias que estaban cometiendo los españoles en América. Se trata de un texto en el que el fraile se propone denunciar los efectos que tuvo para los pueblos indígenas de América el proceso de colonización pero, además, la obra fue utilizada para alimentar lo que se ha llamado la "leyenda negra" española.

     Bartolomé de Las Casas había llegado a las Antillas durante los primeros años de la conquista. Habiendo sido encomendero, es decir, señor de indios, pero pocos años después decidió tomar los hábitos dominicos y paradójicamente se convirtió en uno de los más acérrimos defensores de los derechos de los indígenas americanos. De hecho, el padre Las Casas había sido testigo —y participante también— de la catástrofe demográfica que condujo a taínos y caribes a la desaparición.

     Hacia 1539, Las Casas comienza en la Nueva España (México) la redacción de su polémica obra y en 1542, estando en España, acaba una primera versión. Un resumen de ésta parece ser que le fue leído a Carlos V y luego públicamente en las Juntas previas de Valladolid que dieron lugar a las Leyes Nuevas. Después, la aumentó con algunos párrafos e intento imprimir una versión muy retocada usando seudónimo. Por fin, en 1552, la imprimió en Sevilla, sin pasarla por censura previa, en su versión primera, de nuevo ampliada con información reciente, y con el título con el que hoy se la conoce. De esta primera Brevísima se conserva un manuscrito hológrafo en el Archivo Histórico de la Provincia de los Dominicos de Aragón, en Valencia.

     Sabemos que a Las Casas no le pasó nada por haber publicado la Brevísima. De hecho, si la obra pudo circular fue porque correspondía a las opiniones e intereses de la Corona, en ese momento. En realidad, la durísima crítica de Las Casas contra el sistema de colonización de los territorios descubiertos en América entre los conquistadores de la primera época servía como magnífico justificante para la intervención directa del rey en los asustos de las posesiones españolas. Sin embargo, también hay que tener en cuenta que sólo cuatro años después, cuando subió al trono Felipe II y ante la hostilidad que la obra despertó entre los castellanos de ambos lados del Atlántico, se mandó recoger todas las obras que no llevasen licencia real expresa, y entre ellas la Brevísima del padre Las Casas.

 

EDICIONES DIGITALES

TEXTO CASTELLANO: http://bib.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/12817291026719384321435/index.htm