MARGUERITE YOURCENAR: LA RENOVACIÓN DEL CLASICISMO

    Marguerite Yourcenar, cuyo nombre de bautismo era Marguerite Cleenewerck de Crayencour, nació en  1903 en Bruselas en una familia de la alta burguesía franco-flamenca. Huérfana de madre desde los diez días, fue criada por su padre, inconformista y viajero, entre la ciudad de Lille y el castillo familiar de Mont Noir. Apenas tuvo una formación regular pero ya en 1921 publicó por su cuenta su primera creación literaria, un poema dialogado, bajo el seudónimo de Yourcenar, anagrama de Crayencour, con el que firmará toda su obra literaria y que incluso se convertirá en su apellido legal en 1947 al nacionalizarse estadounidense.

    En su juventud viajó con su padre por Francia, Suiza e Italia y tras su muerte, en 1929, ella continuó con una vida bohemia y cosmopolita. En 1929 publicó su primera novela, Alexis o el tratado del inútil combate, en donde trata por vez primera el tema de la homosexualidad, una de las constantes argumentales de su obra. A continuación, saca a la luz las Novelas orientales, con recuerdos de sus viajes, Fuegos, textos de inspiración mitológica y religiosa entreverados de apotegmas, y poco más tarde, en 1939, una nueva novela corta: El tiro de gracia.

    En 1939 marcha a Estados Unidos para reunirse con Grace Frick, una profesora de literatura británica en Nueva York, junto a la cual vivirá hasta la muerte de Frick en 1979. La pareja se instaló a partir de 1950 en Mount Desert Island, en el estado de Maine, y Yourcenar decidió adoptar la ciudadanía americana en 1947, renunciando a la francesa. Tras dejar la enseñanza en 1953, su vida se repartió entre la escritura en soledad en su casa de Maine y sus largos viajes, algunos de ellos alrededor del mundo.

    Su novela Memorias de Adriano, de 1951, tuvo un éxito mundial pero su consagración como gran escritora le llegó en 1968 con Opus nigrum, su obra maestra y, sobre todo, al convertirse en 1980 en la primera mujer que accedía a la Academia francesa. Margarita Yourcenar murió a finales de 1987.

    La obra de Yourcenar se desarrolló al margen de las corrientes más características del siglo XX como las vanguardias o el existencialismo. Se caracteriza por su estilo depurado y clásico así como por su esteticismo. Inspirada por la sabiduría oriental y sobre todo por la filosofía grecolatina, el pensamiento de la escritora no se alejó nunca del Humanismo del Renacimiento.

 

PRINCIPALES OBRAS

    Alexis o el tratado del inútil combate (1929)

    El denario del sueño (1934)

    El tiro de gracia (1939)

    Memorias de Adriano (1951)

    Opus nigrum (1968)