TRISTAN TZARA: PROPAGANDISTA DE LA REVOLUCIÓN DADÁ

    Tristan Tzara, cuyo nombre real era Samuel Rosenstock, nació en 1986 en Moinesti, Rumanía, en una familia judía de desahogada posición social que permitió al futuro poeta recibir una buena educación y dominar el francés desde la infancia. De hecho, su primera empresa cultural fue la publicación de la revista Simbolul, en 1912, que dio a conocer en Rumanía los procedimientos creativos del Simbolismo francés y supuso un gran avance en la modernización de la literatura rumana. Ya desde sus primeros poemas, publicados en Simbolul y en Chemarea, Tzara trata de impactar a la mentalidad burguesa tradicional e insiste en la importancia del azar en la creación poética.

    Tras haber usado otros seudónimos como S. Samyro, en 1915 adopta el de Tristan Tzara, Tristan en referencia al héroe de la ópera de Richard Wagner y Tzara porque significa “tierra” o “país” en rumano. Tras su época de instituto, Tristan Tzara se matricula en 1914 en la universidad de Bucarest en Matemáticas y Filosofía pero la atmósfera provinciana de la capital ahoga al poeta, que sueña con marcharse. Por ello y por la entrada de Rumanía en la I Guerra Mundial, Tzara se traslada a Zurich, en Suiza, país neutral donde encuentra al alemán Hugo Ball, un joven alemán que ejerce de revolucionario profesional de ideología anarquista. Entre ambos abren en 1916, con otros amigos artistas, alemanes y rumanos, como Richard Huelsenbeck, Jean Arp, Marcel Iancu o Emmy Hennings, el Cabaret Voltaire, un café literario y artístico de gran inmediato. Desde ese centro de creación y renovación cultural, Tzara participa activamente en el nacimiento del movimiento “Dada” y se convierte en su más activo propagandista a través de conferencias y de la revista Dada. Son dadá también sus obras La Première Aventure céleste de Mr Antipyrine (1916), Vingt-cinq poèmes (1918) y Sept manifestes Dada (1924).

    Este movimiento se caracteriza por su espíritu burlón y caústico, rompedor de todas las convenciones, y por su rechazo de la razón y de la lógica. Se manifiesta a través de una notoria extravangancia y de la ridiculización de las tradiciones. Los artistas se muestran irrespetuosos con todos los valores clásicos y buscan una libertad de expresión absoluta utilizando todos los soportes posibles simultáneamente. En el Cabaret Voltaire de Zurich se desarrolla, por lo tanto, en esos años una serie de “performances”, mezcla de representación, recitado, música y puesta en escena iconoclastas y bienhumorados que marcarán la evolución de todo el arte europeo de posguerra.

    El Dadaísmo tiene una repercusión enorme e inmediata en el París vanguardista de la inmediata posguerra donde escritores como André Breton o Philippe Soupault van a ver en ese movimiento el ímpetu rupturista que están buscando para renovar por completo la creación artística. Por ello, en 1920 Tzara se tralada a París pero aunque entabla amistad con estos jóvenes no llega a participar por completo de sus posteriores innovaciones surrealistas. De hecho, a partir de 1922 Tzara es atacado por el propio André Breton y solo a partir de 1929 ambos se reconciliarán. A partir de ese momento el artista rumano pasará a formar parte del grupo surrealista en una posición secundaria y en cierto modo marginal. De hecho, se considera que el movimiento Dadá puede darse por terminado hacia 1925, superado por el Surrealismo.

    Tristan Tzara estuvo casado con la artista sueca Greta Knutson entre 1925 y 1942, con quien tuvo un hijo. En 1926 se afilió al partido comunista, en 1936 tomó partido a favor de la República española durante la Guerra Civil y durante la Segunda Guerra Mundial colaboró con la Resistencia francesa. Murió en París en 1963.

PRINCIPALES OBRAS

·         La Première Aventure céleste de Mr Antipyrine, 1916.

·         Vingt-cinq poèmes, 1918.

·         Sept manifestes Dada, 1924.

·         La Fuite : poème dramatique en quatre actes et un épilogue, 1947.

·         Le Surréalisme et l’Après-guerre, 1947.

·         Le Fruit permis : poèmes, 1956.