GUSTAV TRAKL: UNA VIDA Y UNA OBRA EXPRESIONISTAS

    Georg Trakl nació en 1887 en Salzburgo, Austria, en una familia de comerciantes.  Su infancia estuvo marcada por la frialdad de trato de su madre y, sobre todo, por una relación incestuosa que mantuvo el futuro poeta con su hermana Gretl, que le marcó durante el resto de su vida, y condicionó su vida sentimental hasta el final incluso después de que ella se casara.

    En 1904, al fracasar inicialmente en sus estudios del Gymnasium, se volcó en su actividad literaria, paralela a su carrera profesional. Al año siguiente comenzó a trabajar en una farmacia lo cual facilitó el desarrollo de su drogadicción pues en los primeros años del siglo XX el acceso a los estupefacientes apenas estaba regulado. A partir de este momento, Trakl inició una vida bohemia, formando parte del círculo poético Apollo, caracterizado por su vinculación con los poetas simbolistas y malditos franceses; en esa época redactó también numerosos artículos para el diario local e hizo representar sin éxito un par de dramas: Totentag ("Día de muertos")  en 1904 y Fata Morgana en 1906, así como una tragedia, Don Juans Tod ("La muerte de Don Juan") en 1908. Este mismo año publicó también su primer poema, Das Morgenlied ("Canto matinal").

    Tras concluir por fin los estudios del Gymnasium se inscribió en la Universidad de Viena donde cursó la carrera de farmacia; por ello ya durante el servicio militar fue destinado a una unidad sanitaria del ejército entre 1910 y 1911. Los años de Viena fue una época de profunda soledad que le ayudó, sin embargo, a conocer las tendencias más renovadoras de la cultura europea del momento.

    De regreso en Salzburgo obtuvo un empleo en el hospital militar de Innsbruck, en donde colaboró con Der Brenner, una revista de vanguardia literaria en la que en 1912 publicó varias de sus principales poesías; por estas contribuciones empezó a gozar de un cierto reconocimiento público. En julio de 1913 publicó en Leipzig una primera recopilación de sus Gedichte (Poesías); sin embargo, drogadicto y alcohólico como era, padecía frecuentes crisis depresivas y le era imposible lograr un trabajo estable. En esta época traba relación con grandes intelectuales austriacos de la época como Karl Kraus, Adolf Loos, Oskar Kokoschka o Ludwig Wittgenstein.

    En 1914 fue reclutado para combatir en la I Guerra Mundial como oficial médico; su participación en la batalla de Grodek (en la Galitzia ucraniana) implicó que debiera asistir sin apenas medicinas a una gran cantidad heridos graves; esto agravó su depresión, le ocasionó una grave crisis nerviosa y le provocó su primer intento de suicidio, motivo por el que fue internado en un manicomio de Cracovia. Allí escribió uno de sus poemas más conocidos, Grodeck, y se suicidó de una sobredosis de cocaína. Tenía 27 años. Póstumamente se editó una segunda recopilación de sus poemas con el título de Sebastian im Traum. Su hermana Gretl se suicidó también tres años después.

    Trakl se consideraba el continuador y sucesor de Hölderlin, cuyo estilo asimila y moderniza dentro de la estética del Expresionismo, pero también influyeron en su obra Novalis y Rimbaud. En él aparecen algunos de los principales temas de la vanguardia expresionista como la descomposición del yo a causa de la sociedad moderna, la angustia, la locura, el suicidio, la muerte, la vejez o la enfermedad: «Todos los caminos conducen a la putrefacción negra». Esta visión escatológica y apocalíptica, se desarrolla en un mundo sin Dios o donde Dios ha muerto. La vida está vacía de sentido.

    Trakl es un poeta obsesionado con temas como el mal y el desarraigo, que expresa de un modo oscuro y tétrico, lleno de herméticas alegorías y con un tono fuertemente desgarrado lleno de pesimismo. Sus poemas hablan de personajes indeterminados como el huérfano, el viajero, el viejo, el novicio o figuras famosas pero sin orígenes ni identidad, como Kaspar Hauser, Elis o Helián.

                                                                              

PRINCIPALES OBRAS

    Poemas, 1913.

    Sebastian en el sueño, 1915

    De Herbst des Einsamen (El otoño del solitario), 1920.