VLADIMIR MAIAKOVSKI: VANGUARDIA Y REVOLUCIÓN

    Vladimir Vladimirovitch Maiakovski nació en 1893 en la localidad georgiana de Baghdati, en el Imperio Ruso, en el seno de una familia modesta. Huérfano a los doce años, se instaló en Moscú en 1906 donde pronto se adhirió al partido bolchevique. Ya de joven fue arrestado tres veces por conspiración contra el régimen zarista.

    Estudió a partir de 1911 en la Escuela de pintura, escultura y arquitectura de Moscú, de la que fue expulsado en 1914 por sus actividades políticas, al mismo tiempo que comenzaba su carrera literaria con una tragedia provocadora y mal recibida. Rápidamente se convierte en uno de los cabecillas del movimiento futurista ruso junto con Alexander Blok y Velimir Jlébnikov. El primer manifiesto del grupo, La bofetada al gusto del público, data de 1912, cuando Maiakovski solo tiene 19 años. Dentro de este estilo poético publica La flauta de las vértebras y La nube en pantalones en 1915, obra, esta última, fruto de su tormentosa relación con Lili Brik, esposa de un editor amigo del poeta. Esta relación amorosa compleja y problemática marcará casi toda su vida. Por esos mismo años junto con Sergio Tretiakov funda el periódico LEF, que influirá en toda una generación de escritores revolucionarios.

    Rechazado como voluntario al inicio de la I Guerra Mundial, permanece en San Petersburgo trabajando como dibujante. Tras la Revolución de Octubre de 1917 pone su talento al servicio del nuevo poder político comunista, del que es ferviente partidario. También es atraído por el cine y rueda en 1918 La dama y el gamberro. De esa época es su pieza de teatro dramática satírica Misterio bufo.

    Como embajador de la nueva República Socialista visita Londres y París y entre 1923 y 1925 se convierte en el jefe del futurismo ruso, entregado a cantar las excelencias de la revolución soviética. También alcanza notoriedad por su dedicación a la composición y difusión de famosos carteles satíricos de propaganda ideológica. Para ello funda una especie de agencia de publicidad junto con el pintor Alexander Rodchenko. Este se encarga del diseño de los carteles mientras que Maikovski redacta los textos propagandísticos y publicitarios. De este modo Maikovski se convierte en uno de los fundadores del movimiento Agitpro de propaganda política revolucionaria, que tendría un auge inmenso durante los años 30.

    En el aspecto puramente literario, Maiakovski se interesa, a finales de la década de los años 20 sobre todo por el teatro satírico y pone en escena La chinche en 1929, obra en la que critica la creciente burocratización del sistema bolquevique.

    Separado definitivamente de Lili en 1924, durante unas conferencias en Nueva York mantiene una relación amorosa con Elly Jones, una emigrada rusa, con la que tiene una hija. Su regreso a Moscú, sin embargo, supone una vuelta a la relación tormentosa con Lili, agravada por otras relaciones sentimentales esporádicas del poeta como la que mantiene con Tatiana Yakovleva, a la que dedica uno de los pocos poemas que no tienen como destinataria a Lili. Finalmente, en 1930, jugando a la ruleta rusa, Maiakovski se dispara una bala en el corazón. Parece evidente la idea de suicidio, sobre todo porque dos días antes había redactado su propio epitafio: “¡Al diablo los dolores, las angustias y los errores recíprocos! ¡Sed felices!”.

    Stalin ordenó la celebración de funerales nacionales y calificó a Maiakovski de “poeta de la Revolución”.

 

PRINCIPALES OBRAS

    La bofetada al gusto del público, manifiesto, 1912.

    La flauta de las vértebras, poesía, 1915.

    La nube en pantalones, poesía, 1915.

    La dama y el gamberro, película, 1918.

    Misterio bufo, comedia, 1918.

    La chinche, comedia, 1929.