SÁ DE MIRANDA: EN EL TRÁNSITO AL RENACIMIENTO

    Francisco de Sá de Miranda nació en Coimbra, Portugal, en 1481, hijo de un sacerdote y una mujer soltera de la pequeña nobleza. No se sabe nada de sus primeros años hasta que va a estudiar Leyes a la Universidad de Coimbra, de donde llega a ser profesor. Frecuentó la corte hasta 1521 pero en este primer momento su obra seguía todavía las técnicas del siglo XV y, de hecho, algunas de estas composiciones tradicionales aparecieron publicadas en el Cancionero de Resende de 1516.

    Entre 1521 y 1526 vive en Nápoles en el entorno de Vittoria Colonna, donde conoce a alguna personalidades del Renacimiento como Pietro Bembo, Sannazaro y Ariosto, apreciando mucho la nueva estética literaria que los humanistas cultivaban con estusiasmo. De regreso en Portugal, a su paso por España trabó conocimiento con jóvenes poetas como Garcilaso y, como él, introdujo en su lengua natal la nueva lírica italianizante de los sonetos, canciones y tercetos compuestos en verso endecasílabo como una alternativa más culta y moderna a la lírica tradicional en versos octosílabos heredada de la Edad Media. También escribió la tragedia Cleopatra, las comedias Extranjeros y Villalpandos, églogas pastoriles y algunas cartas en verso.

    A partir de 1527 el poeta vive en Coimbra pero luego se retira a la encomienda de Duas Igrejas de la Orden de Cristo, en el Duero, en la frontera con León, acaso por el desprecio que en la corte se hacía de sus orígenes bastardos. En este retiro se instaló con su mujer Briolanja y sus hijos durante el resto de su vida y compuso la mayor parte de su obra literaria. Prueba de su fertilidad poética es el hecho de que todavía en 1552 envió al príncipe don Juan un tercer cuaderno de poesías al estilo italiano. A partir de ese año, sin embargo, se suceden sus desgracias familiares con la muerte de su hijo mayor en 1553 y de su esposa en 1555 y él mismo muere en 1558.

 

PRINCIPALES OBRAS

    OBRAS (1595), lírica variada.

    EXTRANGEIROS (1560), comedia.