HUYGENS: LA PASIÓN POR LAS ARTES DE UN DIPLOMÁTICO

 

    Constantijn Huygens, hijo de un alto funcionario de los Países Bajos, nació en La Haya en 1596. Gracias a la posición social de su familia, recibió una esmerada educación desde su infancia en su propia casa, centrada sobre todo en la música, y en su juventud incluso brilló como concertista de laúd. Este interés por la música le acompañó toda su vida y buena parte de su creación artística se centró en la composición de piezas musicales. Durante estos primeros años de formación, estudió también varias lenguas modernas y clásicas, así como ciencias exactas y las destrezas propias de un cortesano de la época. De cara a una ocupación más profesional, siguió los estudios de Derecho en la Universidad de Leiden.

    En 1618 comenzó su carrera diplomática al servicio del representante de lnglaterra en La Haya y a continuacion en la embajada de los Países Bajos en Londres. Allí aprendió a hablar inglés, pudo conocer en profundidad el ambiente cultural londinense e incluso recibió el título de sir de manos del rey Jacobo I. Debido a sus conocimientos de la lengua italiana, fue enviado también como secretario a la embajada en Venecia en 1620.

    Desde 1619 Huygens formó parte del grupo literario de Anna Visscher y Pieter Corneliszoon Hooft, el Muiderkring, y comenzó a escribir poesía en holandés, al igual que en latín y en francés, de acuerdo con los gustos predominantes en la época. En 1623, por ejemplo, siguiendo a Teofrasto, escribe Zedeprinten, una descripción de diversos caracteres humanos. Se trata de una obra satírica y moralista y es uno de sus poemas más difíciles. En 1625 publicó sus Otiorum, donde recopilaba su poesía de juventud. En cuanto su vida personal, de 1627 es su matrimonio con Suzanna van Baerle, a la que llama en sus sonetos, Sterre (Estrella), y con la que tuvo cinco hijos. El dolor por la muerte de su mujer en 1638 le inspiró el soneto Op de dood van Sterre (En la muerte de Estrella), una de sus obras más famosas.

    Mientras tanto, la carrera profesional de Huygens había ido en constante ascenso. A la muerte de Mauricio de Orange, trabajó como secretario del nuevo statúder de los Estados Generales, Federico Enrique, a partir de 1625. En 1630 fue nombrado procurador de las propiedades de los Orange, con unos grandes ingresos que le permitieron incluso comprar un señorío, Zuilichem. También Luis XIII lo ennobleció nombrándolo caballero de la orden de San Miguel. Después de la muerte de su mujer, Huygens adquirió un terreno en Voorburg donde construir su propia residencia, Hofwijck (Huida de la Corte), inaugurada en 1642, con la intención de refugiarse allí de la actividad oficial de La Haya. Para entonces Huygens no solo era un diplomático de enorme prestigio sino que, desde un punto de vista cultural, estaba en contacto con todo tipo de personalidades europeas de la época como Descartes, Hooft, Rembrandt e incluso John Donne, al que tradujo al holandés.

    A partir de 1644, Huygens emprendió obras poéticas más ambiciosas y sofisticadas, como Ooghenstroost (Consolación para el ojo), que combinaba el tono jocoso y el serio, dedicado a una amiga que estaba perdiendo la vista. De 1650 es Hofwijk, en la que describe la alegría de la vida alejada de la ciudad, una especie de memento mori en un periodo en el que desaparecían muchos de sus amigos y familiares.

    Para entonces Huygens había llegado a convertirse en el más importante consejero de la casa de Orange, lo que le obligaba a hacer muchos viajes de trabajo, sobre todo a Francia. Pero también aprovechaba para ir publicando sus obras. En 1647, en París, saca a la luz un volumen que reúne sus creaciones musicales y en 1657, la recopilación completa de sus poesías en holandés, Korenbloemen, entre las que se encuentran Heilighe Daghen (1645), una serie de sonetos sobre las festividades cristianas, Ooghen-troost (1647), Hofwijck (1653) y Trijntje Cornelis (1653), testimonio último de la capacidad lingüística y expresiva del autor.

    En 1676 apareció la segunda edición de sus obras completas, en 27 libros, a la que había añadido, Zee-straet, sobre una obra de ingeniería viaria diseñada por el propio Huygens, Mengelingh (poesia seria escrita después de 1657) y siete libros de snel-dichten ("poesias veloces"). A partir de ese momento y hasta los 90 años –murió en 1687-, Huygens se refugió en la música.

PRINCIPALES OBRAS

    Zedeprinten, 1624

    Otiorum libri sex, 1625

    Dagh-werck,1638

    Ooghentroost, 1647

    Heilighe daghen, 1647

    Trijntje Cornelis, 1653

    Hofwijck, 1653

    Korenbloemen, 1658 (segunda edición de 1672)

    Zee-straet, 1667