GRYPHIUS: LA LÍRICA ANGUSTIADA DE UN SUPERVIVIENTE

 

    Andreas Gryphius es la adaptación latina del nombre alemán del sajón Andreas Greif, nacido en 1616 en la Baja Silesia polaca, parte entonces del Imperio Germánico. Su padre era un clérigo protestante que murió pronto, por lo que el futuro poeta se vio obligado a pasar su infancia en diversas ciudades. Esta primera etapa de su vida está caracterizada por los estragos producidos en la zona por la Guerra de los 30 Años, que se había iniciado en 1618. A pesar de todo, Gryphius pudo residir durante unos años de forma estable en Fraustadt y allí recibió una excelente educación clásica que incluso le permitió escribir buena parte de su obra poética en latín.

    En 1634, en medio de los desastres de la Guerra, Gryphius se trasladó a Danzig, donde comenzó a interesarse por la poesía alemana, siguiendo las orientaciones de los discípulos de Martin Opitz. Por entonces publicó con cierto éxito su Parnassus Renovatus, lo cual le permitió instalarse en Schönborn como tutor de los hijos de Georg Schönborner, un hombre de gran cultura y patrimonio, bien situado en la corte imperial de Fernando II. Sin embargo, la repentina muerte de Schönborner en 1637 privó al poeta de su patronazgo. Ese mismo año, Gryphius publicó los Lissaer Sonette, que figura entre lo mejor de su obra lírica. En estos poemas el autor reflexiona sobre la vanidad humana y la miseria terrena en composiciones como la que lleva por título “Ante los despojos de Filoseta exhumada”, que describe con todo lujo de detalles desagradables los restos corruptos del cadáver de una joven. De esta época es también uno de sus poemas más famosos, Fewrige Freystadt, en el que Gryphius lamenta el incendio y pillaje de esa ciudad durante la Guerra.

    A continuación, sin una colocación segura que le permitiera ganarse la vida, optó por continuar sus estudios universitarios en la ciudad holandesa de Leiden, donde permaneció durante seis años. Allí se sintió especialmente atraído por los grandes dramaturgos holandeses como Hooft y Vondel, tras cuyos pasos dio inicio a su producción literaria en el campo del teatro.

    Tras viajar por Francia, Italia y el Sur del Imperio, Gryphius  se estableció en 1647 de nuevo en Fraustadt, donde continuó su producción dramática. Por último, fue nombrado en 1650 en su localidad natal síndico representante ante el emperador y allí murió, todavía en el cargo en 1664. Para entonces su fama como poeta le había permitido entrar en la Fruchtbringende Gesellschaft (Sociedad Frutífera), la primera y la más importante de las academias literarias surgidas en al ámbito de la lengua alemana, al estilo de la florentina Accademia della Crusca.

    Gryphius padeció durante casi toda su vida los horrores y miseria de la Guerra de los Treinta Años y uno de sus sonetos más famosos Thränen des Vaterlandes. Anno 1636 (Lágrimas de la patria), recoge en sus sonoros alejandrinos un cuadro angustioso de los inmensos padecimientos de aquel conflicto. No es de extrañar, por lo tanto, su temperamento reflexivo y melancólico, bien representado en su lírica en obras como los Kirchhofsgedanken ("Pensamientos de cementerio", 1656). Desde el punto de vista formal, Gryphius desarrolla en alemán el típico discurso patético propio del Barroco europeo. Se sirve de una acumulación de recursos retóricos como las pluralidades asindéticas, los paralelismos y las antítesis para conseguir un estilo apasionado y efectista que impacte al lector.

    En su época Gryphius se hizo famoso sobre todo como autor de comedias como Absurda Comica, oder Herr Peter Squentz (1663), basada en el episodio de Pyramus y Thisbe de A Midsummer Night's Dream de Shakespeare. Otra, Die geliebte Dornrose (1660), escrita en dialecto silesio, contiene algunos toques de simplicidad natural y de gracia que destacan entre las obras escasas obras dramáticas alemanas de la época. Por último, Horribilicribrifax (1663), basada en el  Miles Gloriosus de Plauto, está escrita como un ataque contra la pedantería. Junto a esta comedias hallamos sus cinco tragedias, de menos calidad, construidas sobre los modelos de Séneca y del holandés Vondel como Carolus Stuardus (1657). Por todo ello, se considera a Gryphius el más importante autor dramático alemán anterior al siglo XVIII.

PRINCIPALES OBRAS

    Parnassus Renovatus, 1636

    Lissaer Sonette, 1637

    Carolus Stuardus, 1657 – segunda versión de 1663

    Kirchhofsgedanken ("Pensamientos de cementerio") 1656

    Absurda Comica oder Herr Peter Squenz, 1658