V. S. KARADZIC: LITERATURA Y NACIONALISMO SERBIOS

    Vuk Stefanović Karadžić, nació en 1787 en Tršić, Serbia, parte entonces del Imperio Otomano. Aunque aprendió a leer en un monasterio, su formación fue ante todo autodidacta. Solo hacia 1813, con más de 25 años, accedió a una mínima formación reglada en la recién fundada Escuela Superior de Belgrado, la más importante institución educativa serbia durante todo el siglo XIX.

    Ya en 1804 había tomado parte en la Primera Insurrección serbia contra el poder otomano, que posibilitó la exitencia de facto, durante una década, de un estado serbio. El fracaso temporal de esta primera intentona independentista en 1813, hizo que Karadžić abandonara Belgrado por Viena. Allí publicó su primera recopilación folclórica, los dos volúmenes de su Pequeño cancionero popular eslavo-serbio, en 1814 y 1815, del que con el tiempo llegó a publicar nueve tomos. Esta obra se hizo famosa en toda Europa, sobre todo después de que se hiciera eco de ella Jacob Grimm, colocando esta poesía popular a la altura de los poemas homéricos.

    A partir de 1821, Karadžić se dedicó también a la recopilación de relatos folclóricos en prosa. Para ello contactó, entre otros, con un cuentista popular de Montenegro, Vuk Vrčević, que se convirtió en su más asiduo colaborador, recogiendo canciones, cuentos y refranes populares y enviándoselos a Viena, donde él los adaptaba para su publicación. Pese a la fama de Karadžić en los ambientes cultos de toda Europa, muchas de estas publicaciones suyas fueron prohibidas en la propia Serbia, donde las autoridades temían la influencia que este tipo de literatura pudiera tener en los ambientes independentistas. Por el contrario, su obra gozó de gran prestigio en Rusia, hasta el punto de que Karadžić llegó a recibir un pensión del Zar.

    Karadžić es especialmente importante para la lingüística eslava por haber llevado a cabo la reforma de la lengua serbia. Con la ayuda del lingüista esloveno Jernej Kopitar, dio forma en Viena a la lengua literaria serbia moderna reformando el alfabeto cirílico utilizado por los serbios de acuerdo con el principio fonético de “un sonido, una letra”. De este modo acercó la lengua escrita al idioma del pueblo, sobre todo a uno de los dialectos utilizados en la Herzegovina oriental. Su reforma afectó también a la lengua literaria croata, que se modernizo de acuerdo con los mismos principios pero utilizando el alfabeto latino. De esta convergencia surgió la lengua serbo-croata. Sus labores de lingüista y de folclorista fueron reconocidas en toda Europa y todas las grandes academias, eslavas (San Petersburgo, Cracovia, Zagreb...) o no (París, Berlín, Viena...), lo incluyeron entre sus miembros. Karadžić murió en Viena en 1864 pero sus restos fueron trasladados con todos los honores a la catedral de Belgrado en 1897 una vez que Serbia se hubo independizado del Imperio Otomano.

PRINCIPALES OBRAS

·         Pequeño cancionero popular eslavo-serbio (1814).

·         Gramática de la lengua serbia (1814).

·         Diccionario serbio (1818, 1852).

·         Cuentos populares serbios (1821, 1853)

·         Poesías populares serbias (1841, 1845, 1862)

·         Traducción del Nuevo Testamento (1847)

·         Vida y costumbres del pueblo serbio (1867), inacabado y póstumo.