CONON DE BÉTHUNE: UN TROUVÈRE EN CONSTANTINOPLA

 

    Conon de Béthune nació hacia 1150 en el Artois, cerca de Flandes. Era el segundo hijo de Roberto V de Béthune, señor de Béthune, feudo situado junto a la ciudad Arrás. Fue hermano de Balduino de Béthune, conde de Aumale y vasallo de los reyes Enrique II de Inglaterra y Ricardo I Corazón de León. Tuvo por maestro en el campo de la poesía a su pariente Huon d´Oisy, castellano de Cambray, y por amigos a trovadores célebres como Bondel de Nesle. Según uno de sus poemas, su primera aparición delante de la corte del rey de Francia tuvo lugar durante las bodas de Felipe II y de Isabel de Hainaut en 1180, donde interpretó canciones dedicadas a María de Champagne, hija de Leonor de Aquitania. Allí, sus composiciones apenas fueron apreciadas por la reina madre, Alix de Champagne, y por el rey, que se burlaron abiertamente de su léxico dialectal.

    Conon, al igual que su hermano Guillermo, tomó parte en la cuarta cruzada a partir de 1202. Acompañó a Balduino VI de Hainaut, sirviéndole de secretario y orador. Su elocuencia, su sabiduría y su caballerosidad fueron alabadas incluso por el historiador Godofredo de Villehardouin que dijo de él: “Buen caballero y sabio era, y bien elocuente”. Después de la conquista de Constantinopla en 1204, Conon ocupó posiciones importantes en el gobierno de Balduino, que había sido coronado emperador de Bizancio, y luego en los de Enrique I de Hainaut y Pedro II de Courtenay. Tuvo también un papel clave en la reconciliación de Balduino y Bonifacio de Montferrat, otro pretendiente al trono bizantino, así como durante la batalla de Adianópolis, en la que el ejército franco fue destruido por los búlgaros. Después de la muerte de la emperatriz de Constantinopla, Yolanda de Hainaut, en 1219, fue elegido por los barones como regente del Imperio pero murió poco después, hacia 1220.

    En esta Antología Conon representa a los trouvères francos septentrionales que fueron los primeros poetas no provenzales en adaptar la estética literaria del Languedoc a una lengua románica diferente. No es de extrañar, por lo tanto, que sus primeros poemas, cantados en la corte de una descendiente de Guillermo de Aquitania, resultaran burdos y poco elegantes ya que no respondían a la modalidad literaria estandarizada. Sin embargo, la lírica provenzal se adaptó pronto a las condiciones literarias propias del norte de Francia de la misma manera que lo hizo al otro lado del Rin o al final del camino de Santiago.

    Conon de Béthune fue famoso no solo por sus canciones de amor sino, sobre todo, por las que tienen como tema la Cruzada y la separación de la amada de los caballeros que marchan a combatir a Oriente. Con todo, solo catorce de sus poemas han llegado hasta nosotros, de las cuales cuatro son de atribución dudosa. Como toda la lírica trovadoresca, sus canciones están escritas para ser cantadas pero solo se conserva la notación musical de diez de ellas. La mayor parte de sus canciones son cortos poemas de amor cortés pero dos son canciones de cruzada más largas, caracterizadas por un estilo vigoroso y que introducen en el ciclo del fin´amors la imagen del cruzado que debe abandonar a la mujer que ama. Escribió también una sátira atacando a los que se apropiaban de los fondos recaudados para financiar a los cruzados.

 

PRINCIPALES OBRAS

    Texto original: http://fr.wikisource.org/wiki/Les_Chansons_de_Conon_de_B%C3%A9thune

    Interpretación musical: https://www.youtube.com/watch?v=uJ99qS2_y9g