ALMEIDA GARRETT: A LA SOMBRA DEL ROMANTICISMO INGLÉS

 

    João Leitão da Silva, nombre de bautismo del poeta portugués Almeida Garrett, nació en Oporto en 1799 pero pasó su infancia en una aldea de Vila Nova de Gaia antes de trasladarse, durante su adolescencia, a la isla Terceira de las Azores junto a su tío, obispo, cuando Portugal fue invadido por la tropas de Napoleón en 1807. Tras la guerra estudió Derecho en Coimbra, donde participó en la fundación de una logia masónica, y en 1818 adoptó, como el resto de su familia, los apellidos de Almeida Garrett –propio este último de su abuela materna-. A partir de ese momento firmó como Joâo Baptista da Silva Leitâo de Almeida Garrett, aunque la historia de la literatura lo conoce solamente por los dos últimos.

    De mentalidad liberal desde su juventud, participó en la revolución de 1820, fue procesado como ateo e inmoral por su primera publicación O Retrato de Vénus y se vio obligado a marchar al exilio en Gran Bretaña en 1823. De allí se traslada a Francia y durante su estancia allí escribe Camôes (1825), poema épico considerado como el inicio de la literatura romántica en Portugal.

    En 1826 regresa a Portugal y se dedica al periodismo, fundando y dirigiendo O Portugûes y el seminario O Cronista (1827). Pero con la llegada al poder del tradicionalista Miguel I, en 1828 ha de marchar de nuevo al exilio, otra vez  a Inglaterra, desde donde lucha por restaurar el liberalismo en su patria. Durante sus dos estancias en Gran Bretaña se empapó de las características del movimiento romántico, que por entonces triunfaba gracias a la popularidad de la vida y las obras del recién fallecido Lord Byron. Allí descubre también el teatro de Shakespeare, la narrativa de Walter Scott y se dedica a visitar castillos medievales y ruinas de iglesias.

    En 1832 marcha a las Azores integrado en la expedición comandada por Pedro IV, pretendiente liberal al trono portugués, y también participa en el desembarco de Mindelo y en el Cerco de Oporto. Desde ese momento entra a formar parte del nuevo gobierno liberal portugués, dentro de la Comisión de Reforma General de los Estudios y poco después ejerce como consul general en Bruselas durante unos meses. De nuevo en Portugal, ocupa diversos puestos políticos en los que se distingue como un gran orador. En el ámbito de la cultura se preocupó sobre todo de renovar la producción dramática nacional según los cánones vigentes en el resto de Europa en el periodo del Romanticismo. De su iniciativa surgieron el Conservatorio de Arte Dramática y el Teatro Nacional de Lisboa. También fue nombrado cronista mayor del Reino en 1838. Se convierte, por lo tanto, en el intelectual más influyente en el Portugal de la primera mitad del siglo XIX.

    En 1841 abandona todos sus cargos y pasa a la oposición dentro del grupo de la izquierda parlamentaria. Poco después comienza a publicar sus Viajes por mi tierra y presenta su pieza de teatro Fray Luis de Sousa. Sigue en la oposición tras las elecciones de 1845 apoyando las rebeliones contra el gobierno conservador hasta que una nueva victoria conservadora lo aparta temporalmente de la vida política.

    Durante el nuevo periodo liberal que comienza en 1851, Almeida Garrett es consagrado oficialmente tanto política como literariamente. Es nombrado ministro plenipotenciario en las negociaciones de Portugal con la Santa Sede, interviene en la reforma de la ley electoral o se encarga de la reorganización de los servicios públicos. Por fin el rey Pedro V lo nombra Vizconde de Almeida Garrett y llega a ser ministro de Asuntos Exteriores en 1852.

    Almeida Garret fallece muy poco después, en 1854, en Lisboa y hoy yace en el Panteón Nacional junto con otras grandes glorias nacionales portuguesas. Además de su gran influencia en el ámbito de la creación literaria, Almeida Garrett se distinguió en su época como tipo perfecto del dandi, triunfando en los salones mundanos, en un papel similar al que un par de décadas antes había tenido en Inglaterra su admirado Lord Byron. Incluso en su vida familiar pareció querer ser otro Lord Byron pues nunca fue feliz en su matrimonio y acabó separándose de su mujer en 1836 en un ambiente de adulterios y escándalos sociales.

PRINCIPALES OBRAS

    1821 O Retrato de Vénus, lírica

    1825 Camões, epopeya

    1826 Dona Branca, epopeya

    1829 Lírica de João Mínimo

    1843 Romanceiro e Cancioneiro Geral - tomo 1

    1843 Frei Luís de Sousa, teatro

    1846 Viagens na minha terra

    1853 Folhas Caídas, lírica